Vayan recordando este nombre: Agropecuario Argentino, porque muy pronto lo veremos en Primera División

0
196

“En el 2011 yo vivía en La Plata, estudiaba Educación Física y me hacía un tiempo para entrenarme. Cuando me llamó Bernardo para que me sumara a este ambicioso proyecto, dije: este tipo no está bién”. Quien esto decía en una nota del diario deportivo Olé es Gonzalo Urquijo, goleador y capitán de Agropecuario Argentino, el club de Carlos Casares que acaba de consagrarse campeón del Torneo Federal “A”, logrando el ascenso al Nacional B.

Y quien no estaba bien era Bernardo Grobocopatel, que hace menos de seis años tuvo el temple y el coraje de los pioneros para hacer realidad lo que hasta allí era un sueño.

El 23 de agosto de 2011, Bernardo junto a un grupo de entusiastas colaboradores funda Agropecuario Argentino, que consiguió tres ascensos -sí, leyó bien- en los torneos organizados por la AFA, en menos de seis años, superando el récord que hasta hoy ostentaba Crucero del Norte de Garupá.

El benjamín de la AFA debutó en torneos de la entidad rectora del fútbol argentino el 29 de enero de 2012, derrotando 4 a 1 a Argentino de Trenque Lauquen, por el Argentino “C”.

Y el pasado domingo dio el paso más importante en su corta vida: ascendió ganando invicto el pentagonal final del Torneo Federal “A”, cuando los corazones teñidos ya de rojo y verde vibraron como nunca al conocerse que en Salta, Gimnasia y Tiro derrotaba 1 a 0 a Gimnasia y Esgrima de Mendoza.

Pero Grobocopatel tiene otros sueños. Quiere un desarrollo de las divisiones inferiores de Agropecuario Argentino, brindándole contención a los chicos de Carlos Casares, ciudad de 18.000 habitantes, a 312 km de Buenos Aires. Y construir un estadio con capacidad para 12.000 espectadores, que según el presidente -que no se anda con chiquitas- en pocos años elevaría a 35.000 plazas.

Y quizás la mayor satisfacción sea ver hoy en Casares a los niños y jóvenes con la camiseta verdirroja de Agropecuario, mezclándose con las de Boca, River o Racing, club del que Bernardo es fanático y sueña con ver jugando en su ciudad.

¡Que bocanada de aire fresco que representa para el fútbol argentino, que atraviesa una de sus peores crisis, con dirigentes mediocres cuando no corruptos, este ejemplo del verdirrojo! ¡Nos demuestra que, con trabajo, voluntad, honestidad y sacrificio, todo es posible!

¡Bienvenido Agropecuario Argentino! ¡Gracias Bernardo Grobocopatel por mostrarnos que los sueños pueden hacerse realidad!

¡Y si Bernardo lo dice, amigos lectores, vayan recordando este nombre…Agropecuario Argentino…porque muy pronto lo veremos en Primera División!