Un santafesino estará al frente de las comunicaciones de El Vaticano

0
14

Un santafesino estará al frente de las comunicaciones de El Vaticano

Monseñor Lucio Ruiz reemplazará a Darío Vigano, quien renunció luego del escándalo del “lettera-gate”.

 El Litoral – Telam – DPA – Luego del escándalo del denominado “lettera-gate”, que involucró la manipulación de una carta del papa emérito Benedicto XVI, el papa Francisco aceptó hoy la renuncia del ahora ex ministro de Comunicación del Vaticano, Dario Vigano.

Vigano, que había sido designado prefecto de la Secretaría de la Comunicación vaticana en su creación en julio de 2015, manipuló una carta de Benedicto XVI la semana pasada publicando solo los párrafos favorables al pontificado y omitiendo otros críticos con una colección de libros.

Tras la renuncia de Vigano, la jefatura de la secretaría para la Comunicación quedará en manos del argentino Lucio Ruiz, informó la Santa Sede en un comunicado.

El 12 de marzo, con motivo del quinto aniversario del pontificado de Francisco que se celebraba al día siguiente, Vigano difundió una carta de Benedicto XVI con fuerte apoyo a Jorge Bergoglio, en particular lo que el papa emérito afirma sobre la formación filosófica y teológica del actual Pontífice y la unión interior entre los dos pontificados.

Sin embargo, como reveló un sitio especializado, Vigano no divulgó los dos últimos párrafos de la carta, en los que Jospeh Ratzinger criticaba a dos teólogos que escribieron una serie de libros sobre Francisco publicados por el organismo que conducía Vigano.

“En los últimos días ha habido mucha polémica por mi trabajo‘, escribió Vigano en su carta de renuncia dirigida al papa Francisco y publicada por el Vaticano.

El funcionario explicó que se marcha para no “retrasar, dañar o incluso bloquear” una reforma en curso de la maquinaria de comunicación del Vaticano, que forma parte de la amplia modificación de Francisco de la burocracia de la Santa Sede.

La primera versión de la misiva citaba a Benedicto criticando la comparación “necia” que se hace a menudo entre él y su sucesor según la cual el papa Francisco sería “solo un hombre práctico desprovisto de formación teológica o filosófica”.

Esta declaración parecía una crítica a los conservadores católicos que se oponen al estilo poco ortodoxo de Francisco y que ven al anterior papa como su líder no oficial -y más intelectual-.

Pero en la segunda parte de la carta que no fue revelada primero y que se conoció el sábado, Benedicto también admite que no podía escribir el análisis teológico que Viganò le pedía porque físicamente no era capaz de leer y analizar en un futuro cercano los 11 libros sobre la teología de Francisco que fueron publicados con motivo del quinto aniversario del inicio del papado del argentino -y que salieron finalmente acompañados de su carta-.

Además, expresaba su sorpresa por la elección del teólogo alemán Peter Hünermann como parte del proyecto, ya que Hünermann fue un duro crítico de los pontificados tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI y “atacó de un modo virulento la autoridad magisterial del papa”.