Santiago Romero ya es jugador de Central

0
23

El volante uruguayo firmó un contrato a préstamo tras sortear la revisión médica. “Soy competitivo y vengo por todo”, dijo.

¿Más aliviado después de haber firmado el contrato?

Uh, sí. Me había agarrado un poquito de ansiedad estando en Montevideo pero hoy ya estoy mucho más tranquilo ahora que pude firmar.

Cambiaron las sensaciones.

Y, estas cuestiones siempre te generan un poquito de ansiedad, pero la sensación hoy es de mucha alegría por saber que un club tan importante confía en mis cualidades. Espero no fallarle y jugar de la mejor manera.

Desde que apareció el interés de Central hasta esta firma del contrato pasaron varios días. ¿Cómo manejaste el tema?

Siempre lo manejé con mucha calma, sabiendo que si se tenía que dar se iba a dar, por eso dejé todo en manos de mi representante (Nelson Ferro) para que maneje las cuestiones administrativas. Cuando la cosa avanzó sí me generó un poco de ansiedad.

¿Qué te provocó que Central se haya fijado en vos?

Me pone muy contento que un club tan importante como Central se haya fijado en mis capacidades. Lo que siento es felicidad y a la vez tranquilidad, porque quiere decir que estoy haciendo las cosas bien. Espero seguir así e incluso mejorando.

¿Y por qué creés que Central te apuntó?

Tal vez por el buen partido que hice por la Libertadores cuando jugamos aquí en el Gigante. Quizá eso influyó o me tenían visto de ese partido porque creo que tuve un buen rendimiento. Recuerdo que casi nos llevamos una victoria, pero fue un empate sobre la hora. Después, también debe haber sido por todos los años que estuve en Nacional, donde gané muchos títulos, y por el año que estuve en el fútbol chileno. Creo que estuve haciendo bien las cosas y repito, que un club como Central se fije en mí es una sensación muy linda.

Al menos ya sabés lo que es jugar en el Gigante.

Sí, por supuesto.

¿Qué recuerdos te quedaron de ese día?

Me acuerdo que la cancha estaba repleta y la hinchada se sintió muchísimo. En el momento que nos empatan era una caldera y tuvimos que aguantar cinco o diez minutos que fueron bravos. Estuvo buenísima la experiencia porque son cosas que al jugador lo motivan mucho. Espero ahora ganarme el cariño de toda esa gente.

Pero ahora las cosas van a ser distintas porque ahora habrá exigencia y presión.

Totalmente. Pero sinceramente estoy acostumbrado al tema de la presión porque vengo de un grande de Uruguay como es Nacional y conviví durante muchos años con eso. Sé que acá en Argentina es de la misma manera pero hay que estar preparado.

¿Era un sueño, un anhelo el hecho de poder llegar al fútbol argentino?

Sí. En el receso anterior se habló de la posibilidad de llegar a San Lorenzo y no se dio, pero tenía muchas ganas de venir a jugar a la Argentina, por eso me sedujo mucho la propuesta de Central. Y cuando ese interés apareció le dije a mi representante que le dé para adelante. Hoy estoy contento de que hayan confiado en mí.

¿Y cómo pensás que te va a recibir Argentina? ¿Con qué fútbol pensás encontrar?

Allá en Uruguay se consume mucho fútbol argentino y por lo que se ve es un fútbol muy intenso y físico, que lleva a partidos lindos, con muchas situaciones de gol. Obviamente que no es lo mismo jugarlo que mirarlo por televisión, pero espero un fútbol muy vistoso y exigente.

Para quien no te conoce demasiado, ¿cómo te definirías como jugador?

Soy un volante central de mucha entrega, mucha marca, pero cuando puedo me gusta acompañar a la delantera, por eso cada tanto puedo aportar con un gol. Yo me definiría como un volante mixto, con marca, pero al que le gusta llegar en ataque.

Y jugás más cómodo solo en el medio o como doble 5?

Me es indiferente. Puedo jugar solo y con un enganche o también con alguien al lado. Si bien cambian las formas de jugar porque tácticamente son cosas distintas me amoldo a las dos opciones.

¿Qué es lo que pudiste hablar con Montero?

Conmigo se comunicó cuando ya el tema estaba bastante resuelto y la verdad es que no hablamos mucho de fútbol, sino de cuestiones del grupo. Me dijo que había un grupo humano muy bueno, que tiene objetivos importantes. Ya habrá tiempo para hablar de fútbol.

¿Y quizá desde el lado de las costumbres o la idiosincrasia, que el cuerpo técnico sea uruguayo es una ventaja?

Sin dudas. Que el cuerpo técnico sea del mismo país que yo me puede ayudar muchísimo. Puede llegar a ser un respaldo importante y una ventaja que tendré que aprovechar.

¿En qué momento de tu carrera te encuentra este paso a Central?

Creo que en uno muy bueno porque estuve varios años en Nacional, con muchos títulos en el medio. Tengo experiencia y eso creo que me va a servir para manejar de la mejor manera esa presión que hablábamos antes.

¿Y tus expectativas?

Soy un jugador muy competitivo y vengo por todo. Quiero aportar mi granito de arena para tratar de lograr un título. Todavía no tuve la chance de hablar con mis compañeros, pero me sumaré a los objetivos grupales.

Abreu dijo que sos un jugador muy físico, aguerrido, de mucha potencia, y aclaró que sos un “jugador de clásicos”.

Ja, sí en Uruguay me catalogaron como jugador de clásicos e incluso me pusieron algunos apodos. Espero darle muchas alegrías a Central, con goles si se puede, pero lo principal será aportar mi granito de arena.

El Loco se la jugó por vos.
Sí, ja. Siempre le voy a estar muy agradecido porque lo tuve de compañero y la verdad es que es un honor que un jugador reconocido mundialmente hable de esa forma sobre uno. Me llena de orgullo y por supuesto se lo agradeceré por medio de un mensaje.