Melconian: “Tenemos una tragedia fiscal” y “bajar la tasa llevará 6 meses”

0
15

El economista explicó que, aunque es amigo de Macri, le cuesta “la sanata de los políticos”. Criticó duramente las políticas de Cambiemos

El economista Carlos Melconian participó la semana pasada de un encuentro en el Rotary Club, donde dio una conferencia en la que compartió su visión sobre la economía de la Argentina.

Como es su costumbre, y a pesar de declararse amigo de Mauricio Macri, no ahorró críticas sobre la situación actual y las políticas económicas que se llevan adelante desde la Casa Rosada.

En primer lugar habló de la “herencia“, un recurso discursivo que desde el oficialismo está rescatando para justificar el escenario de crisis.

Va a costar mucho salir de lo que recibimos. La herencia no ha sido resuelta y, aunque la hubiésemos embocado, cosa que no hicimos, iba a tardar”, sentenció.

“Primero, tenemos una tragedia fiscal. Si ustedes me preguntan en cuánto se arregla esto, no tengo idea. En muchos años, excepto que una devaluación y su posterior inflación licúen, como ocurrió 3 o 4 veces en la historia argentina, pero acá la desgracia hizo que esto no explotara”, explicó.

Y agregó: “Cuando estas cosas explotan, el que viene atrás no tiene nada que ver y su tarea es solucionarlo. Acá, al no explotar y al no aclarar, me compré este problema y al tercer año ya es mío”.

A continuación, habló sobre la divisa estadounidense y “la cuenta corriente del balance de pagos”. En este sentido recordó que Néstor Kirchner recibió el dólar a $3,70, lo que “traído a hoy es $41“, por lo que el contexto lo beneficiaba.

Al reflexionar sobre su relación con los funcionarios de Cambiemos en el Ejecutivo, explicó cuál es la razón de sus diferencias.

“Pareciera que estoy castigando a mi propio gobierno, pero no estoy haciendo más que decir la verdad. Mi problema es que me cuesta la sanata de los políticos porque en política la clave es hablar sin responder y eso me cuesta. Durán Barba quiere que no respondas y yo quiero responder”, aclaró.

Y después señaló los problemas de la dinámica económica de Cambiemos: “La primera cuestión es el financiamiento del agujero con deuda externa, que es un problema. Es un problema porque estamos consiguiendo dólares para un déficit en pesos. Y vos no podés pagarle a los jubilados en dólares. Entonces, entramos en un proceso en el que hay que cambiar los dólares por pesos pero si eso va directo al mercado, desploma al dólar, y si va al Banco Central para obtener los pesos, terminás con más emisión monetaria que en el kirchnerismo”.

“Segundo, a la cuenta corriente se le contestó con el tipo de cambioflotante. Para esto tenés que estar preparado. Hay condiciones iniciales. Es díficil agarrar una Ferrari y manejarla en el Conurbano porque está preparada para una autopista, no para calles con pozo”, explicó, para luego añadir: “El problema fue haber puesto el dólar turista al mismo precio que un paquete de fideos”.

“Tercero, incorporamos metas de inflación sobre la base de que íbamos a tener lluvia de dólares y un 3,5% de crecimiento. En vez de hacer shock fiscal con fluidez monetaria, acá hubo inacción fiscal con shock monetario. Cuarto, el Fondo de Reparación Histórica para los jubilados, que fue una maniobra pseuprogresista innecesaria“, añadió.

Acerca del acuerdo con el FMI, Melconian negó que el ente crediticio sea menos duro que en otras épocas.

Veo venir al Fondo de siempre. Va a venir a reencauzar con su meta de activos internos netos para controlar la cantidad de dinero; con su activo de reservas netas para controlar que la usen para pagar deuda externa; y con la meta de números fiscales”, comentó.

“El Fondo se va a hacer cargo de la situación. Habrá que ver en qué queda después la de nuestra política económica. Creo que se terminan las políticas pseudopopulistas. A partir de ahora, pechuguita con puré de calabaza”, estimó.

Por otra parte, durante una presentación el Congreso Córdoba del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (Iaef), pronosticó que la inflación del año estará entre el 27% y el 30%. Además, predijo que “bajar las altas tasas de interés va a llevar seis meses, como mínimo”.