Los poderes más insólitos de la Reina de Inglaterra

0
23

Entre otros privilegios, Isabel II del Reino Unido no necesita una licencia oficial para conducir un automóvil

A los 91 años de edad, Isabel II del Reino Unido se acerca ya los 66 de reinado. Desde hace una década es también la monarca más longeva en la historia británica, batiendo el récord de su tatarabuela Victoria; y en la actualidad no hay en todo el mundo ningún jefe de Estado que le supere en edad. Pero además de todo lo anterior, ‘The Queen’ es una figura política importante y poderosa; hasta tal punto que disfruta de privilegios verdaderamente asombrosos. Algunos de ellos son incluso desconocidos por gran parte de sus propios súbditos.

En el blog Travel and Leisure encontramos una curiosa recopilación de los poderes más extraños de Isabel II. Por ejemplo: la monarca espropietaria de una enorme cantidad de cisnes en el río Támesis. La explicación se remonta al siglo XII, cuando la corona británica reclamó la propiedad de estas aves por ser muy apreciadas como manjar para los banquetes. No son los únicos animales sobre los que tiene derechos, porque un estatuto del siglo XIV le convierte en ladueña de las ballenas y los delfines que estén en las aguas de sus dominios.

Las prerrogativas reales hacen que Isabel II esté excluida de las leyes y normativas que rigen las carreteras británicas, de modo que no está obligada a tener carné para conducir un coche, ni siquiera a llevar una placa de matrícula en los vehículos que utilice. Lo cierto es que a la reina le gusta ponerse al volante y se dice que todavía hoy, a su avanzada edad, disfruta circulando por sus propiedades privadas. Varios de sus hijos y sus nietos sí se han examinado para obtener sus licencias.

Otro documento que no necesita es el pasaporte. La razón es sencilla: los pasaportes británicos se expiden en nombre de Su Majestad, por lo que ella puede viajar tranquilamente sin contar con él. Pero uno los privilegios más curiosos de la monarca es que tiene dos fechas de cumpleaños. Se trata de una tradición iniciada por Jorge II de Gran Bretaña a mediados del siglo XVIII: el soberano temía que el clima no le permitiese celebrar por todo lo alto su aniversario en noviembre y fijó una segunda fecha en primavera, cerca del comienzo del verano.

Para Isabel II no es problemático encontrar un cajero en el que extraer efectivo, porque cuenta con uno privado en el palacio de Buckingham. También tiene derecho a un poeta personal, que en este momento es Carol Ann Duffy. No tiene la obligación de pagar impuestos y, como en la Edad Media, dispone de caballeros a sus órdenes. Las espadas ya no se llevan, pero cada año se le propone una lista de candidatos a caballeros que ella revisa y aprueba, antes de concederles personalmente el título de forma oficial.