Leo Larrauri corrió el Dakar con la rojinegra

0
43
El piloto oriundo de Granadero Baigorria afrontó su primera travesía y lo hizo con los colores del club que es hinchas. “Siempre donde voy llevo los colores de mi querido Newell’s, porque es una pasión que tengo y la disfruto”, aseguró quien compite en el Turismo Nacional.

Leonel Larrauri cumplió con su objetivo. El piloto oriundo de Granadero Baigorria afrontó su primer Dakar con la premisa de llegar a Córdoba. Y no la tuvo fácil, en especial en la tercera etapa donde problemas mecánicos y de navegación en una zona de dunas peruanas lo pusieron al borde del abandono. Se resistió y llegó, con un atraso que lo dejó sin chances de pelear un lugar en el podio, aunque nunca bajo los brazos y por eso al llegar a Córdoba las lágrimas afloraron en medio de una tremenda emoción.

Más tranquilo, el piloto que compite en Turismo Nacional dejó sus sensaciones. “La verdad que fui con poca experiencia y de arranque cometí algunos errores que después fui corrigiendo. Es una carrera muy dura, donde cada día es un nuevo desafío. Y eso lo fui aprendiendo sobre la marcha”, expresó el baigorriense, que tuvo como copiloto a Fernando Imperatrice.

“Esta competencia del Dakar te enseña a la supervivencia, a convivir con el otro. La verdad es que me sirvió muchísimo como experiencia, como piloto y en lo personal”, contó Larrauri.

Las dos imágenes que resaltaron de Larrauri en esta aventura fue su rostro lleno de arena tras la durísima etapa tres, y su llanto desconsolado una vez que concluyó la carrera. “Después de terminar el Dakar se me cruzaron un montón de cosas por la cabeza. Fue una sensación muy fuerte. Lo primero que quería hacer era llorar y abrazar a mi familia”, confió.

Leproso de alma

Desde el mismo momento de su partida en Lima, Leo Larrauri mostró su fanatismo por Newell’s. El escudo en el casco y la camiseta en el capot fueron referencias leprosas que lo acompañaron en todo el periplo. “Siempre donde voy llevo los colores de mi querido Newell’s, porque es una pasión que tengo y la disfruto”, reconoció.