La sequía pega fuerte

0
31
 Los expertos recortan estimaciones porque La Niña se hace sentir
Muy lejos de los casi 80 quintales del año pasado, el rinde promedio de la primera estimación nacional del cultivo de maíz 2017/2018 arroja 73,5 qq/ha. También caen las posibilidades productivas de la oleaginosa: con menos área, se proyectan 52 Mt.

A pesar de haberse sembrado un 9,8 % más de maíz que en el ciclo anterior, la primera estimación hecha sobre la evolución de los cuadros muestra un crecimiento en volumen de sólo un 5%. Con más superficie, ahora con un total de 6,43 M de ha, por las 200 mil ha que se agregaron en este último tramo de siembra, y un ambiente de lluvias acotadas, la producción se estima en 39,9 millones de toneladas (restando 1 M de ha que no entrarían en el circuito comercial). De esta manera, la nueva campaña apenas crecería en sólo dos millones, cuando hasta hace un mes se esperaba superar 41,5 M de ha con menos hectareaje. Enero tiene en vilo al cultivo y a los productores con una gran ansiedad por las próximas lluvias. Las siembras tardías vuelven a protagonizar la campaña. Serán las responsables de que los guarismos no sigan empeorando.

En el caso de la soja, el retraso en la evolución de las labores de siembra recorta el nivel de superficie sembrada a 18,5 millones de hectáreas. Se tratan de 300 mil ha menos. De todas formas hay siembras pendientes en Buenos Aires sobre el límite de las posibilidades, y el guarismo podría seguir cayendo de no concretarse las lluvias que se esperan. De todas maneras, aunque aún no es posible estimar la producción, hay que señalar que los últimos acontecimientos tienden a enmarcar a la campaña en un ambiente de baja a moderada productividad, con muchos problemas por estrés termo hídrico. La sequía cubre a todo el país excepto al sur de Santa Fe, al centro y sudeste de Córdoba y al sudeste bonaerense. Con este panorama, el nuevo horizonte que se proyecta de producción retrocede a los 52 M de Tn.

Con el avance de las labores de recolección de trigo, se afianzan los rendimientos estimados, y aumenta la ventaja que ha logrado Buenos Aires. El sudeste bonaerense ha alcanzado los 46 quintales de promedio. Este y otros ajustes menores en la provincia, elevan la marca nacional a los 17,5 M de Tn. El promedio nacional se alza a los 33,4 qq/ha, aunque seguirán las revisiones.