Elecciones: ¿Se desinfla el globo amarillo?

0
16

 (CruzDelSur – DERF) Al menos tres encuestas que se realizaron los últimos días de marzo muestran un estancamiento en la intención de votos de Miguel Del Sel · La imagen negativa del ex Midachi es muy alta y Lifschitz comenzó a capitalizar el apoyo de Binner y Bonfatti

A 11 días de las elecciones primarias en la provincia, las encuestas volvieron al centro de la escena política. Con distintas metodologías, que van desde llamados telefónicos, visitas puerta a puerta, hasta entrevistas grupales, los principales partidos quieren tener alguna certidumbre sobre cómo les irá el 19 de abril en las urnas y –no menos importante– conocer qué cosas le interesan al electorado para reencaminar la campaña de cara a la general.

En ese contexto, el oficialismo confía en el crecimiento en intención de votos que tuvo Miguel Lifschitz desde diciembre, y en su proyección. También creen que el Frente Progresista, incluidos los sufragios que obtenga Mario Barletta, juntará más votos que Miguel Del Sel. En el PRO, en tanto, hay preocupación por la alta imagen negativa del cómico y en el macrismo, si bien suponen que tendrán al precandidato más votado, ya mandaron a barajar y dar de nuevo.

Por el lado del justicialismo, la dupla Omar Perotti-Alejandro Ramos no llega a los 20 puntos de intención de votos. La ayuda publicitaria a través del Fútbol para Todos, las fotos con dirigentes nacionales y el apoyo (tibio) de los diversos sectores internos parece que aún no tienen un peso específico. De todas formas, creen que la madre de todas las batallas se librará el 14 de junio –ya que no tienen internas– y para esa fecha la propuesta provincial será muy competitiva.

En primer lugar, cabe aclarar que la encuesta del PRO en la provincia fue hecha con llamadas telefónicas a diversas localidades. O sea, el universo de consultados no es una muestra fiel de la composición electoral y eso complica sacar conclusiones. No obstante, como el sondeo da ganador a Miguel Del Sel hay poco margen para vacilaciones públicas. Esos números “favorables” son los que se muestran para movilizar a la tropa y para que todos respiren aires de victoria.

En segundo lugar, en el oficialismo provincial la estrategia pasa por “pegar” la imagen de Miguel Lifschitz a las de Antonio Bonfatti y Hermes Binner. La idea dio resultados concretos, porque desde diciembre hubo un crecimiento de algo más de 10 puntos. Además, en las tres encuestas a la que tuvo acceso Cruz del Sur –dos de ellas encargadas por la oposición– se advierte que el Frente Progresista, Cívico y Social sigue siendo la primera minoría y que a medida que Lifschitz se hace más conocido, más adhesiones acumula.

Mala imagen

Eso significa que en la pelea entre partidos o frentes, la coalición gobernante –en mayor o menor medida– siempre saca una luz de diferencia al PRO y al PJ o Frente Justicialista para la Victoria.

Otro dato significativo es que desde el seno del macrismo advierten que el encuestador, Jaime Durán Barba, cuenta con un sondeo de opinión de la ciudad de Santa Fe donde Del Sel tiene una imagen “Mala” o “Muy Mala” del 54 por ciento a marzo pasado.

También se filtró, del mismo trabajo de Durán Barba, que el 30 por ciento de los consultados “no lo votaría nunca” al ex Midachi. En la capital de la provincia, por caso, Mario Barletta conserva un caudal electoral que es importante y es allí donde se canalizan las mayores fidelidades al Frente Progresista. De hecho, José Corral no tendrá mayores problemas en superar a Sebastián Pignata, el nieto de Alberto Maguid que competirá por el macrismo.

Todos esos elementos, según los números del PRO, fueron construidos a partir de un universo de 1.073 vecinos. Hasta el cierre de ese trabajo no figuraban las últimas tres semanas de campaña, donde tanto el oficialismo como el PJ intensificaron su presencia en la capital. En el caso de Lifschitz y su equipo, saben que es en la ciudad de Santa Fe y toda su zona de influencia donde hoy tienen que crecer porque en el sur el voto está bastante más fidelizado.

A tal punto calaron hondo en el PRO los números que giran en torno a candidatos, que ahora intentan conocer el perfil del elector promedio para refocalizar la campaña para la general. A través de la técnica cualitativa de “focus group”, donde se elige a un grupo de personas para investigar y analizar sus opiniones o actitudes, el macrismo (principalmente en Capital Federal) quiere tener un detalle de los temas y pretensiones sobre los cuales amplificar su estrategia electoral a favor de Miguel Del Sel y de Mauricio Macri.

En ascenso directo

Una encuesta realizada por el actual oficialismo, en los últimos días de marzo, da un virtual empate entre Lifschitz y Del Sel. Los números tranquilizaron al comité de campaña y les dio mayor impulso para enfrentar la última etapa, ya que las proyecciones también reflejan una victoria del socialista. Así quedó de manifiesto en el relevamiento de opinión pública que se hizo sobre 2177 casos efectivos, con selección de personas según cuotas de sexo, edad y ubicación geográfica de la vivienda.

La encuesta fue domiciliaria en Reconquista, Avellaneda, Vera, Rafaela, Sunchales, Humberto Primo, Santa Fe, Santo Tomé, Coronda, Esperanza, Helvecia, San Justo, Rosario y Villa Gobernador Gálvez. De igual manera, en Villa Constitución, San Lorenzo, Cañada de Gómez, Casilda, Las Rosas, Venado Tuerto, Firmat y Melincué. A su vez, el sondeo fue telefónico en Calchaquí, San Justo, San Cristóbal, Carcarañá, Rufino.

Así las cosas, Lifschitz y Del Sel cuentan con una intención de votos que está en el orden de los 26 puntos, sigue Perotti con 17 por ciento, Barletta con casi 10 puntos, Cachi Martínez con seis y Eduardo Buzzi con alrededor de cuatro puntos. Luego, ante la pregunta: ¿de qué partido quiere que sea el próximo gobernador? La respuesta fue que el 33,7 por ciento de los encuestados optó por el FPCyS, el 22 por ciento por el PRO, el 17 por ciento por el PJ y el 10 por ciento por el massismo.

Otra consulta fue: ¿a quién seguro no elegiría como gobernador? Y allí el 30,2 por ciento lo nombró a Miguel Del Sel; el 8,5 por ciento a Miguel Lifschitz; el 5,8 por ciento a Mario Barletta; y el 5,2 por ciento a Omar Perotti. En la categoría Diputados, Antonio Bonfatti tiene una intención de votos del 35,6 por ciento; Héctor Cavallero el 11,4 por ciento; Rubén Giustiniani el 10,2 por ciento; Roy López Molina el 6,9 por ciento; y Luis Rubeo el 5,2 por ciento.

Por su parte, una encuesta realizada por la Agencia Nueva Comunicación (NC) entre el 19 y el 26 de marzo en todo el territorio provincial, con un universo de 1005 casos, ya lo muestra a Miguel Lifschitz por encima del ex Midachi. La fórmula de Adelante Santa Fe tiene un 25,1 por ciento de intención de votos contra el 24,2 por ciento de Del Sel-Boasso. Perotti cosecharía el 14,6 por ciento y Mario Barletta el 8,4 por ciento.

En definitiva, queda claro que el Frente Progresista pudo levantar el nivel de conocimiento y de intención de votos de Miguel Lifschitz, que se acentuarán las recorridas del precandidato a gobernador tanto con Antonio Bonfatti como con Hermes Binner y que principalmente se incrementarán los esfuerzos de campaña en el centro de la provincia. Por el lado del PRO, hay preocupación por cómo se desinfló Del Sel aunque confían en que las generales polarizará el votó y allí la necesidad de “cambio” en el gobierno provincial será más fuerte que la continuidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here