El moderado Rohani ganó en 1ra. vuelta en Irán y se esperan cambios

0
14
rohani iránRohani, 64 años, ha ocupado diversos cargos parlamentarios y trabajó como jefe negociador nuclear. Ha sabido llegar a los reformistas en los últimos días. Habla con soltura inglés, alemán, francés, ruso y árabe, y tiene un doctorado en leyes de la Universidad Caledonian de Glasgow (Escocia), -el único aspirante a la Presidencia que tendió la mano a los reformistas (aunque él no lo sea)- ha ganado los comicios en Irán. Él es el único clérigo y el único considerado moderado de los 6 candidatos a suceder a Mahmoud Ahmadinejad. Rohaní tiene así mismo impecables credenciales revolucionarias. Estuvo activo en la oposición que derribó al shah en 1979. También participó en la guerra contra Irán (1980-1988), donde fue jefe la defensa aérea. Su amistad con Rafsanyaní data de aquella época. En la actualidad, es miembro de la Asamblea de Expertos y del Consejo de Discernimiento, dos destacadas cámaras consultivas en la enrevesada estructura de poder iraní. Además, sigue sentándose en el CSN y es miembro de la Asociación del Clero Combatiente, que agrupa a los religiosos conservadores. Nacido en Sorkhey, en la provincia de Semnan, se doctoró en Derecho por la Universidad de Glasgow (Escocia). Él está casado y tiene 4 hijos.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El clérigo moderado iraní Hasan Rohaní, el único aspirante a la presidencia que tendió la mano a los reformistas, ha vencido en las elecciones presidenciales con el 50,68% de los votos (18,6 millones de papeletas), según ha anunciado el ministro del Interior, Mohammad Mostafa Najjar, en rueda de prensa.
De un total de 9 millones votos contados, Rohaní obtuvo más de 6 millones, a mucha diferencia de los 2 candidatos considerados favoritos por sus apoyos entre los sectores ultras que controlan las palancas de poder, Mohamed Qalibaf y Said Yalilí.
Para ser proclamado presidente necesitaba obtener el 50% más uno de los votos. La participación se situó en el 72,7%.
Pese a los buenos datos de la jornada para Rohaní, mucho iraníes mostraban su escepticismo antes de conocer el resultado final. “Espere que con un poco de suerte no hay 2da. vuelta”, ha respondido con una sonrisa pícara la funcionaria del Ministerio de Orientación Islámica (Ershad) cuando esta corresponsal le ha preguntado si iban a extender el visado de los periodistas que expira a medianoche de hoy.
“¿De verdad crees que le van a dejar ganar?”, preguntaba aún incrédula una de las traductoras aprovechando la intimidad del ascensor. Desde las presidenciales de 2009, muchos iraníes han perdido la confianza que pudieran tener en sus gobernantes. Entonces, las expectativas de triunfo del candidato reformista Mir-Hosein Musaví se vieron frustradas por un aplastante resultado de Mahmud Ahmadineyad. Las protestas que siguieron, las más graves desde la revolución de 1979, fueron duramente reprimidas.
Ahora, Rohaní, un clérigo conservador moderado, parece haber recogido el voto de muchos de aquellos desencantados que quieren dar una oportunidad al juego democrático, por muy defectuoso que sea, antes de dejar que su país siga derrapando hacia el abismo de la mano de los ultraconservadores. Durante la campaña, ha hecho llamamientos a rehabilitar las relaciones exteriores de Irán y sugerido la promulgación de una “carta de derechos civiles”.
Para ser proclamado Presidente se necesita obtener el 50% más 1 de los votos. Fuentes extraoficiales aseguran que la participación roza el 80%.
Aunque todavía quedan muchas urnas por abrir y se desconoce cuántos de los 50,5 millones de iraníes con derecho voto participaron en los comicios, la tendencia parece clara. Como mínimo, Rohaní pasará a una 2da. vuelta a realizarse el próximo viernes 21/06.
Hassan Rohani encabeza el recuento de votos tras las elecciones presidenciales. Él es el único clérigo y el único considerado moderado de los seis candidatos para suceder a Mahmoud Ahmadinejad.
Nadie se engaña en Irán. Hasan Rohaní no es un reformista. Tampoco lo ha pretendido. Pero su discurso de moderación le ha distanciado del resto de los candidatos a la presidencia y ha logrado si no seducir, al menos tranquilizar, a esa amplia mayoría de iraníes que desean más libertades sociales, pluralismo político y el fin del aislamiento internacional de la República Islámica.
Rohaní, de 64 años, ha prometido redactar y poner en práctica una “carta de derechos civiles”, promover una política exterior basada en la “interacción constructiva con el resto del mundo”, y ha hablado de los derechos de las mujeres y de las minorías étnicas. Pero, sobre todo, ha contado con el endoso de los expresidentes Ali Akbar Hachemí Rafsanyaní, de quien se le considera aliado, y Mohamed Jatamí, el único de los líderes reformistas que no está bajo arresto domiciliario.
Este clérigo de nivel medio (ostenta rango de hoyatoleslam, un grado por debajo de ayatolá) tiene una larga carrera política que comenzó como diputado en 1980. Llegó a ser vicepresidente del Parlamento y en 1989, con la llegada a la presidencia de Rafsanyaní, fue nombrado secretario general del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), el foro donde se debate la política de nuclear y de defensa.
Rohaní le ganó a los 2 candidatos considerados favoritos por sus apoyos entre los sectores conservadores que controlan los hilos del poder, Mohamed Qalibaf y Said Jalil.
Rohani, 64 años, ha ocupado diversos cargos parlamentarios y trabajó como jefe negociador nuclear. Ha sabido llegar a los reformistas en los últimos días. Habla con soltura inglés, alemán, francés, ruso y árabe, y tiene un doctorado en leyes de la Universidad Caledonian de Glasgow (Escocia).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here