Coches en invierno: 9 cosas imprescindibles que debes llevar

0
54

Coches en invierno: 9 cosas imprescindibles que debes llevar

Por B. ÁLVAREZ – Comida y bebida, mantas y el teléfono con la batería bien cargada son algunos de los artículos necesarios para realizar un viaje en automóvil en invierno

Manta, cadenas, comida y agua, móvil… En invierno, además de prestar especial atención a la conducción y a las inclemencias del tiempo, conviene llevar en el coche varios artículos imprescindibles que pueden sacar de más de un apuro al conductor y sus acompañantes. Pero hay más medidas y elementos necesarios para viajar en automóvil en los meses más fríos del año: entre ellos, una rasqueta y unas pinzas para cargar la batería, además de ir con el depósito de combustible lleno. En este artículo se listan los nueve objetos esenciales que no pueden faltar en el coche durante el invierno.

Hace menos de un mes miles de conductores españoles quedaron atrapados en la autovía A6 a la vuelta de sus vacaciones de Navidad por culpa de un temporal. En algunos casos, niños y mayores tuvieron que pasar casi 24 horas dentro de sus coches en medio de la nieve, y muchos de ellos sin comida ni agua ni unas mantas que les dieran calor.

Pero no solo hay situaciones extremas como esta en las conviene estar preparado. También puede suceder que, debido a la climatología adversa, se sufra un accidente o que haya que salirse de la vía por culpa de una avería y se deba esperar en el automóvil varias horas hasta la llegada de una grúa. O que no se tenga más remedio que hacer un viaje, aun sabiendo que las condiciones no son idóneas.

Por eso, Pablo Castaño, experto en automoción, aconseja lo siguiente: “En invierno siempre, por precaución, tenemos que incluir en nuestro equipaje algunos elementos imprescindibles, como una rasqueta y una manta, entre otros”. Estas son las nueve cosas que nunca pueden faltar en el coche en la estación invernal:

1. Rasqueta para quitar la nieve del parabrisas

Hay inviernos crudos, con fuertes nevadas que dejan los vehículos cubiertos de nieve. Si cae gran cantidad sobre el parabrisas, se necesita utilizar la rasqueta para tener visibilidad. Con esta pequeña espátula (cuyo precio que no llega a 10 euros) resultará más sencillo deshacerse de la nieve y del hielo acumulados sobre la luna delantera. Para ello, hay que quitar la nieve desde los bordes hacia el centro. La rasqueta tiene que ser de plástico para no dañar el cristal.

2. Cadenas para la nieve

En invierno, si se tiene que viajar a zonas frías o en las que nieva con frecuencia, o si hay previsiones de nevadas, es importante llevar cadenas para la nieve en el coche. ¡Y saber usarlas! Porque en España, según datos del sector de la reparación de automóviles, el 60% no sabe colocarlas. Para que no queden dudas sobre cómo ponerlas, en el siguiente vídeo explican cómo hay que hacerlo:

3. Provisiones suficientes

Agua, zumos y bocadillos o barritas energéticas no deben faltar en ningún viaje largo. Más aún si se tiene que hacer un trayecto en invierno, cuando pueden surgir imprevistos que obliguen a quedarse dentro del coche durante horas.

En el “menú” hay que incluir hidratos de carbono y vegetales (bocadillos vegetales, pan, fruta…) y líquido en abundancia. Lo conveniente es llevar varias botellas de agua, pero también se pueden tener zumos e incluso batidos para los niños.

4. Mantas y ropa de abrigo

Conducir con frío es desagradable, “y puede ser peligroso, porque nos desconcentramos con más facilidad”, explica Castaño. Pero tampoco hay que ir demasiado abrigados, con ropa que reste libertad de movimientos, tan necesaria al volante. Para conducir, basta con un jersey fino o una chaqueta.

Pero, además, se debe ser previsor y siempre que se viaje en invierno hay que llevar ropa de abrigo. Mantas y jerséis ayudarán a no pasar frío en el vehículo en caso de que haya que parar o apagar la calefacción para ahorrar combustible.

Imagen: GoodMoodPhoto

5. Pinzas para conectar la batería

El frío resulta letal para la batería del coche, y en la estación invernal aumentan las visitas al taller para cambiarlas. De hecho, Castaño asegura que “hasta el 70% de las baterías se cambia en invierno”. Por eso es importante llevar en el automóvil las pinzas, unos cables para recargar la batería del turismo con ayuda de otro vehículo auxiliar. Si la batería se descarga a causa del frío, se podrá poner otra vez el coche en marcha.

6. Móvil y con la batería cargada

Un cambio brusco de tiempo puede hacer que se pase de conducir tranquilamente a estar metido en medio de un temporal. Si no se dispone de teléfono móvil o está a punto de agotarse la batería, seguro que lo lamentará. Por eso, antes de iniciar cualquier viaje, hay que llevar el móvil bien cargado, además de tener un cargador de coche y, si es posible, una batería autónoma cargada también al 100%. Así se podrá estar informado e informar de la situación en caso de necesitar contactar con familia o servicios de emergencias.

7. Chaleco reflectante y triángulos de señalización

Llevar chaleco y triángulos es obligatorio, ya sea invierno, verano, otoño o primavera. El chaleco siempre resulta de utilidad si se tiene que salir del vehículo por algún percance para ser vistos. Y más aún en invierno, cuando hay menos horas de luz y la niebla, la lluvia o la nieve son compañeras de viaje.

Con los triángulos sucede algo parecido, pues sirven para avisar al resto de conductores de que el coche está inmovilizado. Hay que colocar un triángulo delante y otro detrás del automóvil a unos 50 metros de distancia.

8. Depósito de combustible lleno

Antes de emprender un viaje hay que comprobar si se lleva el depósito lleno, porque nunca se sabe qué se encontrará en el camino: atascos, una avería, etc. Cuanto más combustible se tenga, más seguro se estará ante posibles complicaciones. Y no conviene confiar en repostar por el camino, porque puede haber circunstancias que lo impidan.

9. ¡No olvide el botiquín y los medicamentos!

Siempre que se viaje, hay que llevar un botiquín de primeros auxilios, donde se tendrá lo básico: vendas, alcohol, tijeras… Además, si se toma alguna medicación con regularidad o se precisa de aerosoles, adrenalina, insulina, etc, siempre se deben llevar. En esta estación los cambios bruscos de tiempo pueden retrasar un viaje más de lo previsto… ¡y con la salud no se juega!