Avanza el proyecto de reactivación del tren Norpatagónico

0
23

El Gobierno encara la reactivación del tren Norpatagónico de cargas que, con una inversión de 780 millones de dólares, permitirá bajar los costos logísticos de las economías locales, reforzar el desarrollo del yacimiento de Vaca Muerta y descongestionar las principales rutas vinculadas con la actividad productiva de la región.
La recuperación de esta línea ferroviaria comprende la transformación de 700 kilómetros de vías que se encuentran en mal estado entre el puerto de Bahía Blanca y la localidad neuquina de Añelo, donde se encuentra el yacimiento de gas y petróleo no convencional.
La iniciativa se llevará adelante mediante el sistema de Participación Público-Privada (PPP) y su ejecución generará más de 3000 puestos de trabajo en distintas actividades, informó el Ministerio de Transporte de la Nación.
El llamado a licitación se hará antes de fin de año y las obras tienen un plazo de ejecución estimado de cuatro años.
El esquema de PPP garantiza la seguridad jurídica y financiera y genera incentivos para que las empresas finalicen las obras en el menor tiempo posible y con altos estándares de calidad, transparencia y competitividad.
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, encabezó ayer una reunión para presentarles el proyecto a los principales empresarios petroleros que operan en el país, quienes manifestaron su interés en solicitar capacidad de carga.
Esta línea trasladará los insumos necesarios para la explotación de Vaca Muerta (arena, cemento, tubos, baritina, cabezales y tubulares para armar el pozo), así como otros productos regionales como alimento balanceado, productos de retail, de minería o fruta del Alto Valle.
La nueva traza posibilitará descongestionar las rutas nacionales 22 y 151 y en la provincial 7, que son empleadas como trayectos necesarios para el acarreo de insumos y de la producción de esa región.
Los trabajos implicarán la implementación de barreras automáticas, el cerramiento de las vías y la puesta en valor de los pasos a nivel, entre otras obras de seguridad urbana.
El tren reducirá a la mitad los tiempos de operatividad y agilizará, a su vez, el tránsito en las ciudades.
Esto mejorará la seguridad vial en las zonas próximas a los centros urbanos, donde el tránsito convive con peatones, vecinos y productores que tienen sus cultivos cerca de las rutas, en especial en el corredor del Alto Valle.
Se estima que, sin la reactivación del tren, la mayor actividad productiva en la zona agudizaría las demoras de circulación del transito vehicular en esas rutas.
La utilización de camiones para cubrir las necesidades del yacimiento disminuirá progresivamente hasta alcanzar una reducción de 143 mil vehículos por año hacia 2030.
La reunión de ayer se realizó en el Palacio de Hacienda y concurrieron, por parte del Gobierno nacional, los secretarios de Participación Público Privada, José Luis Morea; y de Planeamiento Energético, Daniel Dreizzen; la secretaria de Obras, Manuela López Menéndez; y la coordinadora del Proyecto Vaca Muerta, Laura Ferrarini.
Por el sector privado lo hicieron Sergio Raballo (CAPEX / CAPSA), Alberto Saggese (Gas y Petroleo de Neuquén), Damian Mindlin (PAMPA ENERGÍA), Maximiliano Hardie (Shell), Marcos Bulgheroni (Pan American Energy), Germán Macchi (Plusptrol), Carlos Seijo (Total Austral), Gustavo Albrecht (Wintershall), Juan Pablo Feijo (CGC) y Damian Ciaccia (Exxon Mobil).