Arrendamientos, cuándo tomar crédito -mejor en $- y cómo aprovechar la devaluación

0
17

Zorraquin-ww

Por Juan Carlos Vaca – La consultora de Teo Zorraquín+Alejandro Meneses difundieron esta mañana sus Apuntes de Empresas de junio, destacándose entre los capítulos que analiza, los referidos a arrendamientos, cuándo y para qué tomar crédito, cómo aprovechar en los granos la devaluación –no toda va a parar al precio- y la planificación que se impone hacer para la próxima campaña.

> Arrendamientos: se confirma lo dicho en nuestro informe de mayo acerca de que se han cerrado ya numerosos acuerdos y que los valores son similares a los del año pasado.

>> Costo del dinero: momento “áspero” para pedir crédito bancario. Las tasas de los créditos en pesos siguen altas (30% a 40% anual y algo más también) Tasas en dólares en el orden del 4% anual. Para compra de bienes de capital hay líneas en dólares al 4% anual y plazo de 48 meses y también tasa en pesos a Badlar más 4 puntos (hoy da un 31%) a 7 años en bancos oficiales, con hipoteca. Momento de esperar un poco, para los que pueden hacerlo, confiando que las nuevas medidas y las señales políticas traigan un poco más de normalidad. Pero tomar crédito a largo plazo en pesos a tasa variable para aplicar a proyectos que agreguen valor a la empresa, no deben descartarse como opción.

> Tipo de Cambio (TC): las distintas producciones del agro no “incorporan” de la misma manera un aumento del tipo de cambio. (…) Por lo tanto, la recomendación sería tratar de tomar estos valores en proporciones altas con cualquier herramienta (Forward, Futuros, Opciones), tratando de comprometer la menor cantidad de mercadería posible. (aumentar posiciones en mercados de futuros y menos Forward). El problema radica en que hacer este posicionamiento requiere de cierta capacidad financiera en un año que no se ha caracterizado por los buenos resultados en las empresas. Pero es importante volver a mencionar que mientras no se capture precio, es un “tal vez”.

>> Para las empresas del agro, para sus empresarios, la reacción ha sido tratar de entender cómo es la nueva música del entorno y adaptar el baile (sus decisiones) a esta melodía. En general el sector está haciendo lo que suele hacer: volver a apostar, con racionalidad y precaución, pero “enterrando” nuevamente en el campo su capital y su ilusión.

APUNTES PARA EMPRESAS

Junio 2018

  • Siga el baile: el acuerdo con el FMI y los primeros anuncios del gobierno no alcanzaron para calmar a los mercados y volver a generar confianza. Luego vino el cambio en el Banco Central para reforzar la idea de mayor coherencia entre los distintos actores. Ahora hay cambio de ministros y revisión de criterios. Falta mucho y sin duda que este año 2018 va a tener varios cambios de ritmo. Se observa algo de desazón y enojo por sentir que quizás se desperdició una oportunidad política de generar un buen proyecto de país a largo plazo. Para las empresas del agro, para sus empresarios, la reacción ha sido tratar de entender cómo es la nueva música del entorno y adaptar el baile (sus decisiones) a esta melodía. En general el sector está haciendo lo que suele hacer: volver a apostar, con racionalidad y precaución, pero “enterrando” nuevamente en el campo su capital y su ilusión. Mientras, se mira de reojo a una parte de la clase política y gremial ocupada en defender intereses poco claros, ofreciendo cambiar para que nada cambie. Argentina otra vez en la encrucijada de definir qué país quiere ser.
  • La macro y sus consecuencias: dólar que sigue subiendo ya en el orden de los 27 a 28 pesos y con marcada incertidumbre. Inflación que no se sabe cómo termina pero nadie apuesta a menos del 30% anual. Nuevo esquema de reducción del déficit más agresivo, poco crecimiento esperado para este año, empleo que empieza a estancar su crecimiento, dudas sobre el nuevo índice de pobreza. Costos en pesos seguramente hacia arriba (fletes, labores, salarios) en los próximos meses. Costos de insumos dolarizados también en suba, al igual que el precio de los granos. Posible reducción en el ritmo de la obra pública (rutas?). Conflictividad gremial que complicará en algunos momentos el comercio y los traslados de mercadería. Y un “run run” de algunos políticos y algunos economistas planteando la conveniencia de volver a un esquema de retenciones a las exportaciones, como si no se hubiera aprendido nada.
  • En líneas generales: Avanzan las siembras de trigo y cebada con un perfil de humedad en general adecuado. Se van cerrando fuerte los nuevos arrendamientos. Se discute todavía la proporción a sembrar entre soja y maíz, pero ya se empieza a definir la estrategia de compra de insumos. Planteos ganaderos han ajustado cargas, en algunos casos achicando rodeos para hacer caja o comprando menos invernada por la misma razón. Tambos remando cuesta arriba mientras se acomoda un poco el precio. Todos tratando de esquivar tomar créditos con las altas tasas reinantes, aunque en algunos casos es inevitable hacerlo. Frenando algunas inversiones no prioritarias.
  • Costo del dinero: momento “áspero” para pedir crédito bancario. Las tasas de los créditos en pesos siguen altas (30% a 40% anual y algo más también) Tasas en dólares en el orden del 4% anual. Para compra de bienes de capital hay líneas en dólares al 4% anual y plazo de 48 meses y también tasa en pesos a Badlar más 4 puntos (hoy da un 31%) a 7 años en bancos oficiales, con hipoteca. Momento de esperar un poco, para los que pueden hacerlo, confiando que las nuevas medidas y las señales políticas traigan un poco más de normalidad. Pero tomar crédito a largo plazo en pesos a tasa variable para aplicar a proyectos que agreguen valor a la empresa, no deben descartarse como opción.
  • Fletes: preocupación por posibles conflictos gremiales que dificulten mover mercadería, ya sea en la venta de granos, hacienda, leche y otros productos. Como así para mover insumos en plena siembra de trigo y preparando barbechos para la gruesa. Se adelantan algunos envíos de granos a destino con precio a fijar, para evitar dificultades a la hora de vender y generar caja. Se acopia algo más de insumos para evitar demoras en su aplicación, aunque no siempre hay lugar en los campos para guardarlos con seguridad (sobre todo en campos alquilados).
  • Arrendamientos: se confirma lo dicho en nuestro informe de mayo acerca de que se han cerrado ya numerosos acuerdos y que los valores son similares a los del año pasado.
  • Ley de semillas: hace pocos días se juntaron en el Ministerio de Agroindustria distintas organizaciones del agro (CRA, SRA. Coninagro, CREA, ASA, AAPRESID) para terminar de buscar consensos sobre esta ley. A último momento CRA informó que presentará su propio proyecto junto con Federación Agraria. No hay caso…por buscar lo perfecto esta ley no ve la luz y las inversiones no terminan de llegar. Esperemos que todos los actores privilegien el bien común.
  • Tipo de Cambio (TC): las distintas producciones del agro no “incorporan” de la misma manera un aumento del tipo de cambio. En aquellas actividades que poseen un mercado internacional que influye sobre el precio interno, el consumo interno compite con la exportación en el valor de la mercadería para definir el destino. Aquí el TC se traslada tal cual. Las producciones que solo pueden exportar una parte del total producido (ejemplo: ganadería, lechería), podrán capturar el TC de la parte exportable y posteriormente el precio interno verá si convalida el aumento. Si se retrae el consumo y el precio interno no convalidad la suba del TC, el precio en dólares de la mercadería interna baja. Con lo cual, cuando se genera un aumento del TC, el traslado al precio del producto no es proporcionalmente igual en producciones agrícolas que ganaderas o lecheras.

 

  • Variación de Precio interanual posición cosecha
  15/6/2018 15/6/2107 Diferencia

 

Trigo Ene 19 184,5 164 12,5 %
Maiz Abril 19 167 155 7,7  %
Soja Mayo 19 279,2 247 13,0 %
Dólar 28,83 16,21 77,9 %

Si comparamos los precios a cosecha de los distintos granos veremos en todos los casos un aumento con respecto al mismo momento del año anterior. La nueva campaña presenta, además, hasta el momento un aumento del TC, generando una combinación entre ambos factores. Es bueno recordar que hasta no cerrar o concretar valores todo es un espejismo, dado que los precios pueden subir o bajar. Por lo tanto, la recomendación sería tratar de tomar estos valores en proporciones altas con cualquier herramienta (Forward, Futuros, Opciones), tratando de comprometer la menor cantidad de mercadería posible. (aumentar posiciones en mercados de futuros y menos Forward). El problema radica en que hacer este posicionamiento requiere de cierta capacidad financiera en un año que no se ha caracterizado por los buenos resultados en las empresas. Pero es importante volver a mencionar que mientras no se capture precio, es un “tal vez”.

  • Negocio ganadero: parecía la “crónica de una suba anunciada”, todos repitiendo que el precio del novillo y demás categorías debía subir, pero no ocurría. Pero empieza a haber volatilidad de precios en función del clima y van cambiando expectativas, el precio del ternero liviano ya supera los 47 $/kilo y en algunos casos más. El precio del gordo ahora muy arriba de los 40 $/kg y llegando también a los 45 $/kg. La exportación demandando a todo vapor, consumiendo ya el 15% de lo que se produce. La faena de mayo subiendo un 8% interanual y el porcentaje de hembras en la faena en el 45% luego de un abril en que superó el 46% y parecía empezar una fase de liquidación. Por ahora no movió mucho el precio de las vacas y las hembras en general, pero es cuestión de tiempo. Empieza a cambiar el ánimo, pero la realidad sigue siendo floja para el negocio del productor. Mientras, los frigoríficos viven un momento de muy buena renta y están en condiciones de pagar algo más. Todo llega.
  • Negocio Lechero: el precio de referencia del SIGLEA en el orden de los 6,32 $/litro. El precio al productor empezó a subir lentamente, pero en dólares no llega a 0,24 u$s/litro, lejos de los 32 centavos de dólar que se esperan para equilibrar el negocio (serían 8,60 $/litro). Entidades gremiales reclaman que la industria puede pagar más y acortar los plazos de pago y que de algún modo el gobierno intervenga “asegurando” competitividad. Ojalá ocurra porque la situación es muy complicada, pero a nuestro juicio esto sólo ocurrirá cuando mejore la renta global de la cadena o cuando exista la percepción de que faltará leche para procesar. Algunos indicadores productivos son positivos como tendencia: en los primeros cuatro meses del año, según el Observatorio de la Cadena Láctea, la producción aumentó un 9,4% respecto al 2017, las exportaciones casi el 22% (ya son el 16,3% del total), y el consumo internó subió un 6% para ese mismo período (209 versus 197 litros/persona/año). Con estos datos la industria no percibe que le vaya a faltar leche.
  • Apuntes para empresas: si desea recibir este informe por mail enviar correo a contacto@zorraquinmeneses.com
  • Contacto

Alejandro Meneses

alejandro@zorraquinmeneses.com / Celular: +54911 41479017

Teo Zorraquin

teo@zorraquinmeneses.com / Celular: + 54911 54090097

 

Zorraquin + Meneses & Asoc.

 

Edif. Concord Of. 315 Cristal

Pilar (1629) – Buenos Aires

www.zorraquinmeneses.com